12 ene. 2006

Mi primer cuento

Este cuento lo coloco gracias a una sugerencia de mi amigo Adrian (que no tiene blog que yo sepa) pero en una muy breve conversación via msn me sugirió que escribiera sobre ciencia ficción, y me hizo recordar un cuento corto que escribí hace como 10 años, y busqué en mi archivero y lo conseguí he aquí la transcripción, corriegiendo los horrores:

Lastre de Salto

-Capitán, todos los sistemas estan listos para realizar el salto

-Procederemos a realizar el salto en 10 minutos - ordenó el capitán al oir el aviso del navegante

El capitán "Bolt", como lo llama latripulación, es un ankariano cuyo nombre no tiene equivalente en la lengua galáctica, como todos los akarianos es arrogante, frio y calculador, aparte de fieles, justos, sabios y... azules. Fue designado capitán de la nave "Azul profundo", cuando demostró ante el concejo de la federación, como lo hacen todos los capitanes, que podía comandar una nave de la flota federal. Desde entonces su registro de viajes entre sistemas estelares pasa de cien, una cifra envidiable para cualquier miebro de la flota, sin importar que la vida media de un ankariano sea de 500 años terrestres. Además fue el primero en realizar un salto al hiperespacio para recorrer una distancia mayo a 20 parsecs. El salto de hoy no reviste mayor importancia, es un salto de rutina de 5 parsecs para realizar pruebas en el hiperimpulsor.

- Navegante, coloque la nave en alerta amarilla, treinta segundos para el salto.

- Todos los sitemas estables señor, indicó el navegante 5 segundos después.

- Diez segundos para el salto.

- Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

Un zumbido recorre la nave, como es normal en todos los saltos, es la única señal física de que se ha hecho un salto, y es producto del trabajo del hiperimpulsor al activarse, algo muy normal, pero este ha venido seguido de un fuerte estremecimiento, como si la nave estuviera amarrada a algo cuando inició el movimiento.

- Señor - llamó la atención el operador de sensores, el capitán no necesitó que el subalterno continuara diciendo el resto, ni el operador de sensor tuvo que continuar, había una empatía, entre los oficiales del puente que pemitía cierto grado de telepatía. La expresión de angustia del humano que atendía los sensores, disgustaba al capitán que odiaba las muetras de debilidad de los humanos.

- Confirme, teniente - ordenó el capitán Bolt sin apartar la vista su monitor.

- Lastre de salto, señor - y pulsó unas teclas y en la ventana que mostraba la vista frontal de la nave, aparecieron hologramas indicando el objeto arrastrado. Un lastre de salto es el término que se usa para indicar que la nave trae algún cuerpo cercano al momento de saltar por efectos de campos gravitatorios generados aleatoriamente por el hiperimpulsor y cuya frecuencia atómica armoniza con la del hiperimpulsor, en realidad esto no afecta la integridad de la nave, ya que su efecto es sobre el curso de la misma. Pero todos los tripulantes de la "Azul profundo" saben que la zona destino esta plagada de estrellas con campos gravitacionales muy grandes. Pero el capitán no demuestra su preocupación y ordena:

- Preparen los sistemas para inversión del proceso.

La frialdad del capitán Bolt, producía sobre la tripulación un efecto tranquilizante, transmitiendole seguridad. Aunque él sabe que en tiempos anteriores esto significaba un cincuenta por cien de posibilidad de salir ilesos, con los sitemas nuevos esto aumentaba al noventa y nueve por cien, pero podía disminuir si la masa acarreada era mayor a seis megatoneladas.

- Oficial científico, determine la masa del objeto - ordenó el capitan en su acostumbrado tono gélido ankariano.

- 5.9 megatoneladas, campo magnético y gravitatorio muy pequeños, señor.

- La información adicional no es necesaria oficial, limitese a lo que se le solicita.

- Si señor.

El capitán Bolt estaba confiado en su noventa y nueve por ciento de salir sin daños, se aferró a la idea de llegar a su destino, donde le esperaba su ascenso a almirante de la flota, y una cómoda oficina donde pudiera cumplir otros cien años de servicio antes de retirarse.

- Navegante invierta le proceso ahora.

En la mente del oficial de sensores solo había un pensamiento, era su chica, en su pueblo natal, a la orilla de la playa tomando el sol, una estrella como de estas que hay en la zona, muy caliente, ninguna nave resitiría un encuentro cercano con una estrella.

- Puerta hiperespacial abriendose, inversión en 5 segundos, por Dios, medida de campo gravitacional fuera de escala, vamos a salir en una...

Un brillo intenso envuelve al puente, al capitán le parecía que lo hacía con mucha calma, y con gran lentitud, como para asegurarse de que consumiría todo, es increible como la percepción del tiempo es diferente, dependiento de la situación, la luz casi lo envolvía y era muy cálida, y él solo atina a un último pensamiento mundano:

> Maldita sea mi suerte...