28 nov. 2005

Temblor, pulso acelerado, razonamiento errático


Hoy por fin me atrevo a describir una sensación increiblemente extraña que tuve hace un tiempo, el resultado es un estado de conmoción física y mental, resultante en temblor, pulso acelerado y razonamiento errático, y una extraña debilidad en las piernas con ilusión de no poder dar un paso sin perder el equilibrio y rodar por el piso, pero con la seguridad de salud total, no estaba enfermo, bueno eso creo, todo ocurrió en 30 segundos, los que toma subir el ascensor desde la planta baja hasta el piso donde ella se bajó, ¿la causa? ¡yo mismo!, porque me atreví a saludarla y me respondió el saludo y más aun me dijo más cosas, pero ya era tarde, yo ya no estaba en mi, yo era una masa gelatinosa incapáz de de sostenerme si no era ayudado por el pasamanos del mismo ascensor, perfecta representación del ser humano, de belleza abrumadora, de voz hipnotizante y sonrisa seductora, cada palabra que decía me deshacía, cada gesto que hacía me entumecía, pero lo peor fue el dudoso movimiento de avanzar hacia mi, conjugado con su sonrisa..en eso momento perdí el conocimiento y lo recobré quince segundos después cuando se abren las puertas del ascensor en el piso que me correspondia bajarme, pero las consecuencias de su poder en mi perduraron por un par de horas, mi mente divagaba en mundos donde ella era la reina o la única habitante y mi cuerpo sufría de espasmos repentinos y accesos involuntarios que me hacían desplazarme cerca del ascensor y a todas estas mi corazón sufrió como ninguno porque su ritmo se mantuvo acelerado por tanto tiempo que creí que debia ir a un cardiolgo.
¿Que poder puede tenr un ser humano para descomponer a otro de esta forma? Y no es que me haya enamorado, solo es una atracción no normal, un deseo irresistible de ternerla en mis brazos algo tan visceral que mi cerebro racional quedo en shock algunos días, pero el mayor mal ya está hecho, cada día cuando uso ese ascensor lo hago con la ilusión de sufrir otra vez.