1 ago. 2006

Delete


Ella pasaba frente a su escritorio como todos los días.
Él encorvado sobre su teclado, con los ojos empujando sus lentes, como todos los días.
Ella arroja una carpeta desde dos metros de distancia de él, como si temiera que algo se le pegara si se atrevía a acercarse. Él brinca en su silla del susto, la odia, y no desea nada, el sabe lo que tiene que hacer, vuelve a su teclado y escribe:

c:\>delete supervisor /Y

Y pasa su dedo índice sobre la tecla retorno como lo habría hecho sobre la aureola del seno de la mujer deseada, y cuando llega al centro, con morbosa fascinación y lujuria, presiona... la tecla.
Ella grita, aúlla mejor dicho, cuando desciende rápidamente los 6 pisos de altura que distan desde el balcón donde vigilaba a quienes salían temprano y llegaba tarde, en el piso solo queda un zapato de tacón al borde de la baranda rota del balcón.
En la pantalla del monitor de Él titilaba el cursor al lado de la oración:


supervisor ha sido eliminado con éxito _