8 jun. 2007

Y si no decimos nada ahora , no podremos decir nada luego

Esto lo extraje del blog de Tilo y me hago eco de este texto porque es una experiencia real,
y cCreo que debería todo bloguero leerlo y pasarlo (publicarlo):

-----ooooo-----

“La primera noche
ellos se acercan y cogen una flor
de nuestro jardín,
y no decimos nada.

La segunda noche
ya no se esconden
pisan las flores, matan nuestro perro
y no decimos nada.

Hasta que un día
el más frágil de ellos
entra sólo en nuestra casa,
nos roba la luna, y
conociendo nuestro miedo
nos arranca la voz de la garganta.

Y porque no dijimos nada
ya no podemos decir nada.”


Vladimir Maiakovski, poeta ruso soviético, 1893-1930, que terminó pegándose un tiro cuando se dio cuenta de que no había hombre libre en el socialismo soviético, sino una nueva forma de esclavitud: la del pensamiento.

-----ooooo-----
La cita es un extracto del blog de Tilo. Y no he podido comprobar la exactitud de la acotación final. Pero realmente más parece haber sido por depresión laboral, no es fácil escribir y no ser comprendido.

Debo necesariamente acotar que este es mi segundo post en toda la existencia de mi blog donde toco el tema político, y es que yo no soy apolítico, dudo que alguien lo sea, pero si soy objetivo, y lo bueno lo aplaudo y lo malo lo repudio. Pero lean mis post anterior que resume ya bastante lo que quiero decir.
De mi les digo esto, en tono de verdades y mentiras.
1) Creo en el socialismo. Esto que pasa NO es socialismo.
2) Creo en la igualdad y en la equidad. Y aquí NO hay de eso. Y si alguien viene a decirme que si entonces ¿por que aún hay gente comiendo de la bolsa de la basura, mientras que otros deambulan por las calles con autos que cuestan lo que una casa? Y no es que no se lo merezcan, pero es que dudo mucho que hayan trabajado ese dinero para obtenerlo, pero no quiero que se le quite eso, quiero que se le de un estatus de vida mejor al mendigo sin desmejorar a nadie, todos tenemos derechos.
3) No creo en el comunismo, es un sistema político anacrónico, y un sistema económico totalmente inefectivo, ineficiente, propenso a corrupción y estancamiento. Si me dicen que es mentira, entonces ¿por que a La Gran República Popular de China se abre a una economía de mercado capitalista?
4) Aborrezco las burradas populistas en tono de insulto de mis hermanos seguidores del proceso. Capitalismo no es un sistema político, es un modelo económico. Como todos los modelos (incluso su bien amado comunismo) si no es llevado adecuadamente o implementado correctamente no funcionará
5) Que no quiero que MI dinero sea regalado a otras naciones por el simple gusto de compra apoyo, apoyo efímero porque se acabará tan pronto como se acabe el dinero. Y repito quiero ver el uso de MI dinero sea dentro de MI país. quiero que gobiernen para MI, igual para con el que no esta de acuerdo conmigo, y para el que si lo está.
6) Aborrezco la estupidez de la oposición. Ojalá aprendan de estos estudiantes ejemplo de lideres del futuro.
7) Quiero fin definitivo de la era de los dinosaurios políticos en mi país, deseo que nueva gente venga y nos gobierne, en un modo progresista, sin atadura a ideales anacrónicos impropios de nuestra cultura, pero con ideales: novedosos, poderosos y ambiciosos para bien del colectivo, ¿no es esto socialismo?
Quiero para mi la posibilidad de realizar mis sueños más sencillos y no la negación de los mismos, y quizás yo sea como el promedio de los venezolanos, que aspiramos a tener las comodidades básicas: casa, carro, 3 comidas, poder salir un fin de semana a pasear sin desbaratar la quincena, poder comprarse un par de zapatos cuando hagan falta y no esperar a las vacaciones o diciembre para comprarlos con el bono respectivo. Salir a la calle a diario y no temer que un disociado (un verdadero disociado) llegue y amenace contra tu integridad física para solo quitarte 10 mil bolívares (menos de $5) porque ese es el promedio de dinero que lleva a diario un venezolano en su bolsillo.
Quiero para todos:
Abolir el racismo otra vez.
Abolir la clasificación de los venezolanos en castas. Decretar el fin del clasicismo.
Borrar la palabra discriminación.
Que mi presidente me llene de orgullo porque se gane renombre ante la comunidad internacional porque habla con sabiduría y sapiencia y no porque usa un discurso inmaduro de "tu eres feo y malo, y la culpa es tuya de que yo no haga las cosas bien"
Que somos una nación fundamentalmente Cristiana y que para todo seguidor de Cristo definitivamente la palabra "muerte" no es símbolo de justicia, progreso ni de nada bueno, porque de Dios no viene la muerte ni deseo de muerte. Entonces arriba la patria, la sociedad, y la vida. Arriba mi pueblo multicolor, de muchos gustos, de muchas religiones, de muchas gente diferentes, pero siempre UNO solo.