21 feb. 2014

A mi madre y a mi hermana


No teman por mí, teman por mi país. Los que me conocen, saben que soy de la postura más crítica ante el la dicótoma situación actual, que si algo de algún lado es alabable yo lo haré a viva voz y de igual forma si algo es reprochable no hago silencio sumiso . Y soy de claras ideas y negado a ideologías. No soy perfecto, ni lo se todo, me equivoco como lo hacen muchos. Estoy claro de lo que no soy, y no apoyo eso ni nunca lo haré, y mi conjunto de valores me impiden guardar silencio, valores buenos a malos pero míos y en buena forma se originaron en tu excelente educación. 
Tu temor, madre, y el tuyo hermana, es justificado, pero ¿que vale mas? Para mi no vale el quince ni el último, tanto como mi libertad de expresarme como yo lo desee. Hago y haré mi trabajo correcta y gustosamente, aún cuando me etiqueten y me adversen. Sin embargo he tenido la fortuna de hacerlo sin inconvenientes ni quejas mas allá de las no relativas a la política.
Madre, hermana, el día que tema por mi vida (mas de lo que cualquier venezolano teme ahora al salir a la calle) ese día, les prometo, lo diré, y también diré "por ahora" y callaré por ustedes, como lo hizo Hugo Rafael Chávez Frías, amado y odiado por tantos, al que yo de cierta forma admiré, pero no idolatro (debe ser en parte por de mi formación religiosa)
Madre, Hermana, escribo esto con la intención de pedirles calma, porque acá yo la tengo, porque se que allá lejos donde se encuentran, están bien, seguras y tengo fe que todo saldrá bien, que hundirnos en desesperación no nos llevará a actos lógicos y cuerdos. Se que afuera de estos 916.445 km cuadrados, saben mas que muchos adentro y temen mucho por sus seres queridos, solo les pido que oren por nosotros, por todos, por los azules y los rojos, los negros y los blancos, las mujeres y los hombres, niños y niñas de este país, porque lo necesitamos, oren porque Dios ilumine las mentes de nuestros líderes y salga de esta situación en términos cuerdos, y abandonen sus ambiciones e ideologías y oigan el verdadero clamor del pueblo, que es simple: comida, salud y seguridad, ninguna de estas provistas por ninguno de nuestros políticos, por ninguno.
Estoy seguro, que con el favor de Dios, pronto tendrán buenas noticias.

Las amo.

----------------------------

Hay sentimientos que si se guardan, mueren solos y silentes. Hoy no quiero que muera este, por eso carta a mi madre y a mi hermana es pública.